viernes, 11 de junio de 2010

Arranca el Mundial Sudafrica 2010.

Los panameños tendremos que gozar de la fiebre del Mundial de Fútbol por las señales que recibiremos de las transmisiones del satélite y, aunque Panamá no esté en Sudáfrica, cada uno se identifica con un país en particular.

Aunque la fanaticada panameña se ha inclinado a países como Brasil y Argentina, la fiebre de los clubes ha despertado otros favoritos, entre ellos España y Portugal, cuyas figuras esperan alcanzar la gloria con la copa de la XVI versión del torneo que paraliza el universo.

El micro mercado de la venta de banderitas, que beneficia a economías del día a día, y hasta la venta de equipo de TV de última tecnología se ha convertido en más que una motivación para los nacionales. No hay esquina donde no se hable del mundial.

Aunque el horario del torneo no mandará a nadie a trasnocharse, es obvio que mientras dure este evento deportivo, la productividad mermará tanto en las oficinas privadas y públicas que tengan televisores. Son los costos que a veces hay que pagar y los empresarios deberán entender esa situación y hasta tratar de instalar televisores en las diversas áreas de trabajo, para disminuir las afectaciones que pueda producir esta competencia que cada cuatro años paraliza al planeta.

Por primera vez, el continente africano será anfitrión de este evento donde participan 32 naciones. Sudáfrica, el país más rico del continente más pobre de la Tierra y sus 49 millones de habitantes (79% de raza negra) abren sus puertas para esta gran fiesta, cuya inauguración fue muy colorida.

Esperamos que esta gran fiesta lleve alegría a las naciones y que Panamá pueda prepararse desde ya para que ese gran sueño se haga realidad: estar en el Mundial de Brasil 2014.


No hay comentarios:

Publicar un comentario