lunes, 21 de junio de 2010

Brasil convence y ya esta en octavos.

Brasil adornó a base de gotas demasiado dosificadas de samba una victoria que le pone en octavos de final. Luis Fabiano puso tierra de por medio con dos goles, el segundo tras acomodarse el balón con el brazo, y Elano sentenció.

El resto del partido, pese al gol postrero de Drogba y la expulsión de Kaká, fue absolutamente opaco: Brasil eficiente y reservona al gusto de su entrenador y Costa de Marfil artrítica en el centro del campo y demasiado encorsetada, encogida incluso con el partido en contra. Demasiado poco para inquietar a un equipo poco atractivo pero absolutamente rocoso. Mínima alegría, máxima eficacia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada