lunes, 14 de junio de 2010

Ghana le dio la primera alegría a África.

Un penal transformado por el ghanés Asamoah Gyan a seis minutos del final del encuentro propició la primera victoria africana en el primer Mundial en este continente, tras un partido de baja calidad, en la que los ghaneses llevaron más la iniciativa, pero con pocas opciones de gol.

La jugada clave de un partido sin demasiadas acciones decisivas fue la mano de Kuzmanovic que motivó el penal en una acción mitad ingenua y mitad intencionada, pero en la que el asistente le confirmó al árbitro argentino Héctor Baldassi que la mano se había producido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario