lunes, 21 de junio de 2010

Paraguay sumó victoria que debió ser más amplia y nunca estuvo en riesgo.

La selección de Paraguay sumó su primera victoria en el Mundial, 2-0 frente a Eslovaquia, en un partido que debió ganar con mayor amplitud y en el que el triunfo nunca estuvo en riesgo.

El seleccionador paraguayo, el argentino Gerardo Martino, decidió darle más poder ofensivo a su equipo con relación al que, con ciertas precauciones, igualó 1-1 con Italia, actual campeón mundial, en el debut. Dispuso entonces tres delanteros, con el ingreso de Roque Santa Cruz para encabezar la ofensiva.

Martino advirtió previo al partido que frente a Eslovaquia y Nueva Zelanda, el otro rival del Grupo F, la posesión del balón debía ser de la "albirroja" y su equipo salió al campo decidido a complacerlo. En la primera mitad el juego se desarrolló, casi de manera excluyente, en el campo del rival.


No hay comentarios:

Publicar un comentario